10 mitos sobre los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) - Ikigai Manresa

    ¡Estás aquí!
  • Inici
  • psicología10 mitos sobre los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA)

10 mitos sobre los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA)

Resumen

Se habla mucho de las siglas "TCA" pero, ¿sabemos cuáles son los mitos y las verdades de los trastornos de la conducta alimentaria?

Los TCA son trastornos mentales graves con un alto porcentaje de mortalidad, ya sea para la propia desnutrición o bien por actos de suicidio, donde la persona presenta pensamientos disfuncionales en relación con el peso, comida y/o imagen corporal. Son multicausales, es decir, no se deben a una única causa, sino que distintos factores influyen en su aparición y evolución.

En este post os presentamos 10 mitos alrededor de estos diagnósticos de salud mental para que los podáis conocer un poco más. ¡Empecemos!

1. Los TCA solo se dan en población adolescente.

Si bien es cierto que mayoritariamente los trastornos alimenticios afectan a la población adolescente, también pueden afectar a adultos y niños. Sin embargo, la edad de debut de la enfermedad suele ser a los 15 años.

2. Los TCA son la anorexia y la bulimia.

La anorexia y la bulimia son dos TCA diferentes, pero los manuales diagnósticos actuales también incluyen: PICA, trastorno de rumiación, ARFID, trastorno por atracón, otros trastornos no especificados y TCA no especificado. Además, la persona puede tener otras problemáticas relacionadas con la imagen, el cuerpo y el peso tales como: orthorexia, diabulimia, vigorexia, drunkorexia, permarexia o sadorexia.

3. Los TCA son trastornos físicos, no mentales.

Si bien es cierto que tienen una importante repercusión en el físico de la persona, los trastornos de la conducta alimentaria son trastornos mentales de base emocional. Van mucho más allá de un determinado aspecto físico. Lo que se observa en el físico de alguien con TCA es solo la punta del iceberg. Antes de ser visible a escala corporal, ese TCA ha vivido ya en la cognición de la persona. Por eso son trastornos de base emocional.

4. Los TCA son para siempre, no te puedes curar.

En terapia utilizamos la palabra “recuperar” cuando alguien ha podido salir del TCA. Es decir, cuando ha podido restablecer la relación con la comida y el propio cuerpo. Estos casos existen y aunque algunos se cronifican, los índices de recuperación son considerables. Una respuesta de mejora en los inicios del tratamiento es el mejor indicador de que la evolución será buena para conseguir la recuperación.

5. Si una persona tiene un IMC saludable, no puede tener un TCA.

El Índice de Massa Corporal nos da una información muy útil, pero puede haber diagnósticos como la Bulimia, donde el IMC puede estar en la categoría “saludable” y la persona sigue teniendo el diagnóstico. Esto se explica porque el trastorno va más allá del peso de la persona.

6. Cuando alguien tiene un TCA es porque la familia tiene problemas alimentarios.

No tiene por qué. A veces sí que hay familias en las que ha habido alguna problemática alimentaria con otro familiar, pero a veces no. Sin embargo, la familia tiene un papel muy importante en la evolución y recuperación de un TCA. Por ello, en la medida de lo posible, se pide la implicación y participación de esta en el proceso.

7. Las personas con anorexia no vomitan.

Pues no es verdad, ya que el subtipo “anorexia purgativa” hace referencia a la anorexia que presenta conductas purgativas, como por ejemplo: vómitos y/o uso de laxantes o diuréticos. Por el contrario, la anorexia subtipo “restrictiva” es aquella en la que no existen estas conductas.

8. El vómito inducido es una conducta no saludable, pero tampoco es de las más graves.

Es necesario prestar especial atención a esta conducta y, en la práctica clínica, evaluarla bien, ya que junto con laxantes y diuréticos, en el vómito se produce pérdida de iones de potasio, esto aumenta el riesgo de parada cardíaca.

9. Los atracones de comida, solo los hacen personas con bulimia.

Los atracones son una conducta presente en más de un diagnóstico TCA. Al contrario de lo que muchas personas piensan, personas con anorexia también pueden realizar atracones, aunque suelen ser de menor cantidad. 

10. La gente que se describe como "gorda" y no lo esta, lo hace para llamar la atención y para que le digas que está muy bien.

Debemos tener en cuenta que conceptos como “gordo”, “delgado”… son abstractos, muy complicados de concretar y subjetivos. Además, la persona que sufre un TCA puede presentar distorsión de su imagen corporal, haciendo que la autopercepción que tiene de su físico se vea alterada y no concuerde con la mirada de otras personas que no tienen un TCA.

Esperamos que este post os haya ayudado a acercaros a los TCA y a desmontar algunos de sus mitos más comunes.

¡Seguimos hablando!

Si necesitáis ayuda, no dudéis en poneros en contacto con nuestros profesionales.

 

Maria Gilibets Fernández

Psicóloga General Sanitária

Colegiada 30953

leave a comment