¿Por qué llora y está de mal humor después de la escuela? - Ikigai Manresa

    ¡Estás aquí!
  • Inici
  • psicología¿Por qué llora y está de mal humor después de la escuela?

¿Por qué llora y está de mal humor después de la escuela?

Resumen

Que un niño o niña llore y esté de mal humor al volver de la escuela es normal. Se encuentra sobrecargado sensorialmente después de gestionar el día.

Probablemente, tu hijo o hija llora, grita, contesta mal o se enfada después de la escuela, debido a un fenómeno que se conoce como sobrecarga sensorial.

  • ¿Qué es la sobrecarga sensorial?

La sobrecarga sensorial es la sensación que experimentamos después de que uno o varios de nuestros sentidos se vean sobre estimulados.

  • ¿Por qué sucede la sobrecarga sensorial?

Cada vez el entorno que nos rodea está más lleno de ruido (p. ej. clases sobre pobladas) e inputs visuales (p. ej. uso de pantallas en el aula) que sobreexcitan su cerebro, provocando un estado similar al de la ansiedad. 

Si además nos encontramos con que en la escuela hay conflictos (normales, naturales y necesarios que suceden simplemente por el hecho de socializarnos) todo esto puede ser más prolongado en el tiempo, o puede causar más malestar dentro del entorno familiar. Es como “la gota que colma el vaso”. Cuanto más agua pongo, más fácil será que se derrame y que nos mojemos todos juntos.

  • ¿Significa esto que mi hijo o hija sufre en la escuela?

No necesariamente. Evidentemente, yo no tengo la información para afirmar ni desmentir que no esté ocurriendo nada en la escuela. Pero sí puedo afirmarte, que hay niños que les gusta la escuela, se lo pasan bien, y también vuelven sobrecargados sensorialmente.

Por ejemplo; a mí me encanta mi trabajo, pero hay días en que vuelvo a casa sobrecargada y con pocas ganas de hablar. Esto no significa que no disfrute de lo que hago, sino que el estrés puede pasar factura y necesitamos esparcirnos. Hay quien lo hará con un libro, una serie, el gimnasio, una clase de yoga o de teatro. Tu hijo no tiene esos recursos, y al final termina explotando, o buscando tus brazos buscando consuelo. Seguramente a ti también te ocurra algo similar con el trabajo o el estrés diario.

  • ¿Todos los niños tienen sobrecarga sensorial?

La sobrecarga sensorial es algo muy frecuente, que ocurre tanto en niños, como en adolescentes, adultos y ancianos. La diferencia radica en las habilidades que hemos desarrollado para afrontarla. Como es normal, cuanto mayor somos, más habilidades tenemos para intentar reducirla o evitarla, retirándonos del lugar en cuestión.

Así pues, podemos afirmar que la sobrecarga sensorial sucede a todas las edades. Sin embargo, sí sabemos que hay personas que son más susceptibles a sobrecargarse: personas altamente sensibles (PAS), personas con trastorno por déficit de atención (TDAH), personas con trastorno del espectro del autismo (TEA), personas que padecen trastornos de ansiedad, con fatiga crónica, fibromialgia o que tienen episodios de disociación.

Si notas que tu hijo o hija se sobrecarga con mucha facilidad, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y miramos qué estrategias podemos darle a él/ay, a vosotros para gestionarlo.

Para saber más, pincha en el enlace y no te pierdas algunos consejos y recomendaciones para ayudarle a disminuir esta sobrecarga.

Natalia Sellarés Berengué

Psicóloga General Sanitaria Infantil y Juvenil Colegiada 26739

leave a comment